De obligada reflexión.

Que hay detrás de los likes y compartidos en twitter…

Todos vamos buscando lo mismo, visibilidad. Pero… ¿Qué estamos vendiendo? Si bien es cierto que no todo lo que vemos es real… Dónde empieza y acaba el límite de la colaboración y las sinergias….

Cuando vendemos nuestros servicios, ofrecemos a las marcas visibilidad, imagen de marca, posicionamiento, feedback con los clientes, gestión de crisis en la red.

Pero la realidad, es que  detrás de todo esto se esconde mucho humo. Desde el momento que las redes sociales comenzaron a hacer invisibles a las páginas de empresas, buscando lo lógico, una recompensa económica por dar esa visibilidad. Se comenzó a agudizar el ingenio para no pagar, todo esto en la ignorancia de muchos y de ese pensamiento instalado de que Internet es gratis. Tuvo sus ventajas en su momento, subían las páginas como la espuma, pero pronto descubrimos que la interacción era tan irreal que no aportaba nada a la marca.

Veo desde años como todos acabamos cediendo a una dinámica de compartidos y likes, que fuera de permitirnos vender nuestro producto a las empresas, no aporta absolutamente ningún beneficio real a las mismas. Esto se lo justificamos con la lentitud de la red y el trabajo que no se ve…. He presenciado como en las búsquedas de google, aconsejamos la búsqueda para hacer un seguimiento para ir viendo la evolución, pensamos en la realidad de lo que vemos, lo que no explicamos es que hay una segmentación en las búsquedas, que si cambia de  lugar en el momento de realizar ésa misma búsqueda, el resultado será otro muy diferente. Te fijas en perfiles, que siempre tienen el mismo número de likes y compartidos… Eso.. qué significa? A quien beneficia? Estamos creando humo del humo y los propios profesionales nos lo creemos? Realmente a los seguidores de esas cuentas, se les engaña a diario? En tan baja estima tenemos a los seguidores que tanto cuesta fidelizar como para que pensemos que no se dan cuenta…. eso sí, al presentar estadísticas a fin de mes, hay unos picos muy interesantes.

En concreto…

Ha llegado el momento de trabajar en abierto, con seguidores reales, fomentando la interacción por el único interés del producto y de la marca. Y eso, cuesta tiempo, pero tiempo de calidad. Cuesta dinero, pero bien gestionado y optimizado, y cuesta cambiar el chip y ser  honestos. Todo va cambiando muy rápido, lo sabemos los que aquí estamos, pero… ¿Nosotros estamos cambiando también o solo seguimos enmascarando los resultados?

Pin It on Pinterest

Share This